El sistema del catalizador que contribuye a reducir las emisiones de gases de escape puede obstruirse y presentar múltiples fallas, sobre todo en vehículos con alto kilometraje. Los síntomas de un catalizador obstruido, por lo general, se manifiestan a partir de 150 o 200 mil kilómetros; en algunos casos eso puede ocurrir antes si se presenta algún defecto de fabricación o fallas en el funcionamiento del motor.

¿Por qué se obstruye el catalizador?

El catalizador suele obstruirse a causa de :

  1. Constantes saltos del auto a velocidad, choques mecánicos causados por los baches y hundimientos, conducción contínua por el pavimento de mala calidad, que maltratan los componentes internos del catalizador y dañan una o varias células de combustible, que luego podrán obstruir las células restantes.

  1. Tamaño muy pequeño de las células de rendimiento que se obstruyen fácilmente o pierden su funcionalidad cuando, por el calor, se pegan a ellas pequeñas gotas.

  1. Uso de combustible impuro que por su baja calidad se quema en el colector de escape y no completamente en los cilindros, ocasionando fundición o recalentamiento del catalizador

  1. Defectos en el sistema de escape o en el motor, como el caso de aumento del contenido de aceite en el escape y aumento de su consumo.

Cuando el catalizador está obstruido, con frecuencia, la luz indicadora del motor, que se encuentra en el tablero de mandos, se enciende; este síntoma se refleja también en motores diésel.

En caso de obstrucción gradual del catalizador, debido a la mala ventilación de los cilindros, la luz indicadora del motor no se encienda y la bombilla no evidencia la presencia de un problema en el sistema del catalizador.

Probablemente por la mala ventilación de los cilindros, la unidad de potencia no atrapa suficiente aire; el escape permanece escasamente en los cilindros, lo que dificulta llenar la cámara de combustión con aire y combustible, y como resultado, se disminuya la potencia.

¿Cuáles son los síntomas de un catalizador obstruido?

Cuando el catalizador se encuentre obstruido, puede presentar estos síntomas generales:

  • Pérdida de la potencia del motor, que conlleva la disminución de la velocidad máxima

  • Disminución de la aceleración en arranques o adelantamientos

  • Falla completa de la unidad de potencia, esto se da en casos de obstrucción total del catalizador

  • Ruidos extraños en la parte inferior del auto

  • Olor inusual por los gases de escape, semejante al olor de un huevo en descomposición (gas tóxico odorífero, sulfuro de hidrógeno H2S)

¿Cómo verificar daños del catalizador?

Para verificar el problema, retirar el catalizador no es la mejor opción si tienes en cuenta que se puede atascar. En este caso, el experto usa un molino, pero eso también depende del diseño del sistema de escape del auto. Se necesitarán varios días para desmontar el catalizador.

Con el catalizador ya desmontado, se realiza inspección externa para detectar señales de obstrucción.

Otros métodos comunes para verificar obstrucción del catalizador:

  1. Medir la presión en el sistema de escape con un manómetro instalado en el lugar donde se encuentra el primer sensor de oxígeno; retirar el sensor suele ser difícil, pero al hacerlo, se podrán leer los diferentes modos de funcionamiento del motor.

Al nivel de 0,3 Kgf / cm² a 2,5 mil rpm la presión se considera correcta.

  1. Medir la contrapresión con un comprobador especial; en un sector de la bujía en el cilindro del motor, se ubica un sensor de presión, para analizar un oscilograma a velocidades mayores.

Si la presión en el sistema de escape es superior a 200 kPa (casi 2 kgf / cm²), la reparación o reemplazo del catalizador es inevitable.

¿Cómo reparar un catalizador?

Cuando el catalizador de un auto aún no evidencia fallas en su funcionamiento, se puede intentar limpiar el contenido de las partículas y depósitos de carbono. Esto es posible en las primeras etapas de la contaminación.

Con intervenciones cuidadosas en el diseño del sistema de escape, como retirar el relleno de la carcasa e instalar emuladores y supresores de llama para reemplazar los sensores de oxígeno, se contribuye al perfecto funcionamiento del catalizador.

Pasar por alto un catalizador defectuoso, puede traer consecuencias legales, si las autoridades logran percatarse del aumento de la contaminación atmosférica, generada por el deterioro de la pieza, además de causar daños considerables al motor.

Problemas para el motor:

- Aumento de la resistencia del tubo de escape generando mayores costos de funcionamiento de la gasolina

- Mayor presencia de sustancias nocivas en los gases de escape

- Disminución de la potencia del motor

- Posible rotura completa del motor de gasolina por trayectos de viajes largos, esto podría llegar a impedir la movilización del auto.

Tomar los cuidados necesarios puede evitar la destrucción del relleno interno de un catalizador y los peligros que esto conlleva para el motor.