El catalizador es la pieza que en los autos modernos reduce las emisiones de gases de escape. Esta unidad, similar al tanque resonador, es un contenedor diseñado con:

  • Dos boquillas de conexión

  • Pequeños paneles de cerámica, recubiertos con una capa a base de metales nobles (razón del alto costo de la pieza)

  • Células con hollín que son obstruidas por los gases de escape.

Su forma se asemeja con la de un panal de abeja, pero en este caso, con divisiones hexagonales.

Con el tiempo, por su recurso limitado, el catalizador se debe reemplazar y limpiar; para reemplazarlo, sin importar el modelo del auto, se tendrá en cuenta el alto valor de la pieza, motivo por el cual muchos dueños de autos buscan la opción de limpiarlo antes de ser sustituido.

Pero antes de tomar la decisión, es necesario asegurarse de que la limpieza del catalizador sea beneficiosa para todo el sistema.

Es efectivo lavar el catalizador con fluidos especiales cuando:

- se necesita tomar medidas preventivas;

- el panal del catalizador está obstruido con hollín;

- se evidencia una ligera reducción de la potencia del motor y aumento en el consumo del combustible. Aquí será necesaria una limpieza con químicos.

Este método de fluidos especiales contribuye a prolongar la vida del catalizador.

Tipo de limpieza para el catalizador:

  1. Limpieza preventiva con detergente

Se realiza sin desmontar el catalizador, de esta forma se evita cortar la trituradora del sistema de gases de escape. Esta limpieza preventiva, establecida como norma, se lleva a cabo con un kilometraje de 70 - 80 mil km.

  1. Lavado repetido

Método usado para catalizadores con alto nivel de suciedad. Se debe desmontar la pieza para ser sometida a un estricto control y confirmar el tipo de intervención.

Si está en buenas condiciones, se realiza un proceso manual con agua caliente a presión; se mantiene el catalizador con algún objeto pesado para fijarlo a la superficie y evitar el daño del panal. El lavado se hará durante 2 minutos.

El catalizador se debe limpiar con agua; de hacerlo en casa, es recomendable evitar enjuagar en el baño, para no destruir el esmalte o el acrílico; tampoco en el lavaplato de la cocina, porque la química lavable corroe al convertidor catalítico; luego de esto, secarlo.

Para completar un tratamiento exitoso del catalizador, los paneles deben estar limpios. Si después del primer proceso persiste suciedad en la pieza, se debe enjuagar toda la noche en queroseno, o si es difícil de conseguir, se puede reemplazar esta sustancia por combustible diésel.

Para finalizar, se efectúa el retratamiento y lavado del catalizador.

  1. Limpieza mecánica

Esta opción, que puede ejecutarse en casa, es muy efectiva para limpiar los catalizadores de los motores diésel y se recomienda en el caso en que el método de lavado no elimina por completo la contaminación del catalizador.

En el proceso se retira el catalizador del sistema de escape; con una lija fija, se limpian suavemente los panales contaminados y para terminar, el catalizador se purga con aire comprimido; para esto es necesario utilizar un compresor y un cepillo.

El interior del catalizador, construido de una variedad de materiales como cerámica especial, óxido de circonio, o en ocasiones una mezcla de ambas, debe ser tratado con mucho cuidado y dedicación para evitar dañar su interior.

https://lh4.googleusercontent.com/Xsyj0DQ-A8t90PdgjBJQJt4f-AVVswwE_3ehpEq0STOx4TBd1u2qmDT_StrWDU_gdLmlbV4FfL5l_ZDJCdmYGtutnwCCHbApNhcb6YvERjDqeyW-E6EemzBkh5xUWaXYS5NiyMkt

Muchos maestros de taller automotriz recomiendan erradamente eliminar por completo el catalizador del sistema de escape. Esta sugerencia no es ventajosa para el correcto funcionamiento del auto; su ausencia aumenta en gran medida la toxicidad de los productos generados, como resultado de la ignición del combustible de automoción.

Entendiendo las consecuencias negativas y los daños a mediano y largo plazo reflejados en el catalizador y el funcionamiento general del auto, es aconsejable tener en cuenta lo siguiente.

Recomendaciones

  • Antes de limpiar el catalizador, confirme que sus paneles internos no estén derretidos, de ser así, se debe reemplazar completamente.

  • Aunque el coste de un nuevo catalizador sea bastante alto, abandonar la idea de limpiar y reemplazarlo, no es recomendable.

  • Con la intención de ahorrar costos en la limpieza o en la adquisición de un nuevo catalizador, algunos dueños de los autos deciden erradamente perforar agujeros en la pieza o tallarla; con esta acción, la potencia del motor volverá, pero lo más probable será que el auto emite gases nocivos a la atmósfera.

  • Con el catalizador tallado y convertido en elemento filtrante dañado, el funcionamiento a largo plazo del motor logra evidenciar varios problemas y la intensidad del ruido del tubo de escape aumenta cuando el auto se encuentra en movimiento.

  • Si, por alguna razón, no se logra realizar el método mecánico por su cuenta, puede intentar usar algún líquido especial para limpiar y enjuagar el catalizador.